lunes, 15 de octubre de 2012

Cómo duele y la mentira estética



Ricardo Arjona sigue siendo el más importante cantante guatemalteco de toda la historia –al menos en términos comerciales y mediáticos. Por ello, sigue provocando furor entre sus seguidores a todo lo largo del continente. Con el mes de octubre nos llegó Cómo duele, la primera canción que se promueve de su nuevo disco titulado 5º piso. Se ha creado gran expectativa debido a que cambió de compañía disquera y sus últimas dos producciones eran refritos de canciones editadas anteriormente.
Como sabemos, una obra se valora estéticamente en función de su originalidad; de lo novedoso que pueda resultar su abordaje del tema o la visión del tema mismo. De ahí que toda obra artística siempre plantea una nueva forma de entender la realidad; para ello, lo hace a través de maneras originales de comunicar. Por ello, daremos un vistazo superficial a la propuesta estética de esta canción para luego analizar, también superficialmente, la visión del mundo que nos ofrece.

Una estética convencional
Cómo duele es una balada pop con atisbos de rock y otros ritmos comerciales actuales. Los arreglos musicales son bastante convencionales, propios de su género. Es decir, no ofrece novedades musicales ni propuestas alternativas. El tema es también bastante convencional: el de una pareja que sigue junta físicamente pero ya sin amor.
La solución estética también resulta trivial: Arjona apuesta nuevamente por la superposición de metáforas atrevidas y rebuscadas para crear un efecto kitsch; un efecto poético prefabricado que da la apariencia inicial de ser novedoso. De esa cuenta, acude a las llamadas metáforas de uso; es decir, recursos poéticos ya usados y presentes en la memoria poética de sus receptores, tales como endulzar el agua del mar, encender el sol por la noche, bajar las estrellas.
El recurso poético de mayor peso estético, el del estribillo, ofrece atisbos de novedad, aunque apostillado sobre un recurso muy gastado: aunque te escucho respirar / y estás a cientos de kilómetros. La antinomia tan cerca pero tan lejos, usada en varias canciones, intenta dar la mayor fuerza a esta. Sin embargo, no logra el efecto novedoso y se trivializa con el resto de recursos poéticos.
De esa cuenta, Arjona apuesta por una estética musical y poética inscrita dentro de los convencionalismos de la música pop comercial, género dentro del cual se ubica la mayor parte de sus canciones.

El amor como evasión
Toda canción (todo mensaje, todo texto) proyecta una forma de ver el mundo, la vida. En este caso, Cómo duele proyecta, en primera instancia el concepto que Arjona tiene del amor y de la relación de pareja.
La “historia” que ofrece esta canción es bastante común en la música pop comercial: una pareja en la cual ha muerto el amor. En este caso, quien canta proclama su amor ante la indiferencia de su amada. Esa proclama asume la forma de reclamo ya que, mientras él lo hace todo por reconquistarla, ella permanece fría, distante, indiferente.
Para comprender el sentido semiótico que adquiere cada sujeto, es necesario explorar las acciones que ambos realizan y la visión de la realidad que se deriva de ellas. De esa cuenta, las acciones que él hace se presentan en forma metafórica: le enciende el sol por la noche; le baja las estrellas, le endulza el agua del mar… Las tres metáforas plantean acciones imposibles, irreales y, por oposición, dejan de lado acciones prácticas encaminadas a resolver un problema real de pareja. Al final de la segunda estrofa se definen las anteriores como acciones de amor. También ahí se plantea la única acción concreta que el protagonista realiza para reconquistarla: la cama, como sinécdoque de sexo. Sin embargo, esta acción se define como la de un perdedor. Es decir, buscar una solución sexual es renunciar a la búsqueda del amor.
De ahí que la vida se defina como dolorosa. La realidad resulta dolorosa porque en ella se debe fingir un amor que no existe. Sin embargo, la “mentira” es fabricada por el propio protagonista, quien se autoengaña al confundir con ternura la lástima con la que ella lo ve. Esa tendencia al autoengaño se confirma en la siguiente estrofa, cuando se define como patético por creer que con mentiras va a despertar el amor de ella.
Con lo descrito hasta ahora podemos visualizar cómo se define el amor en la canción. Ese concepto está ligado a quien lo posee. Por ello, se configura la oposición de él, como ser enamorado, opuesto a ella, como ser indiferente. Las acciones de él (definidas por él mismo como “mentiras”) perfilan el amor como un sentimiento evasivo, fuera de la realidad. Por ello, resulta imposible buscar soluciones prácticas por que el amor está definido como algo apráctico. En cambio, ella, definida como indiferente, simbliza el contacto con la realidad. Esta resulta dolorosa
Esta canción, entonces, reproduce la concepción del amor que se transmite en la mayoría de canciones comerciales: un sentimiento evasivo, que elude la realidad y la ve como perniciosa. 
En síntesis, en su propuesta estética y en la visión del mundo que transmite, Como duele se perfila como una canción convencional que reproduce la estética de la música comercial y que defiende la misma visión del mundo.

No hay comentarios: