domingo, 19 de enero de 2014

Soneto a Cristina

No tienen ya mis días más consuelo
que ver mis ojos en los ojos tuyos.
A través de tus ventanas solo intuyo
mis fiestas o mis noches de desvelo.

Me elevás con tus ojos hasta el cielo
y envolvés mis minutos con su arrullo
me alienás del infierno y su barullo
y derretís el fuego de mis hielos.

No tengo más que ver en tu sonrisa
la alegría de esta vida que se advierte
reposada, tranquila y primorosa.

Tu mirada aparta en mí la prisa
y enciende con su chispa la cimiente
del sueño, del carmín y de la rosa.

No hay comentarios: